Este portal utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario, así como recopilar información estadística. Si continúas navegando, aceptas su uso.

El nuevo curso universitario comienza esta semana con un millón y medio aproximado de estudiantes y con la participación de más de ciento cincuenta mil trabajadores universitarios (incluyendo profesorado y personal de administración y servicios). Datos que han ido disminuyendo en los últimos cuatro años, en los que se han perdido 134.000 alumnos y ha disminuido la plantilla de PDI en un 6,6% según publica el informe de la Fundación CyD. A lo que hay que añadir la pérdida del 18% de la financiación en la Universidad

Además no podemos obviar que durante esos años las universidades españolas han sufrido grandes recortes y carencias que han perjudicado en primera instancia a sus medios personales y materiales y, a la postre, también han redundado negativamente sobre los destinatarios últimos de las mismas: sus estudiantes de grado, de máster, de doctorado, etc. Como resultado de las drásticas limitaciones impuestas por el Gobierno a la reposición de vacantes ha habido una importante reducción del personal docente y de administración y servicios y una precarización de las dotaciones de plazas y de los salarios (con una amplia reconversión de plazas funcionariales y laborales permanentes en plazas temporales y de bajo salario, etc.).

Por otra parte, la implantación del 3+2 ha supuesto que el alumnado y sus familias tengan que decidir sobre los estudios a cursar, porque el mismo grado supone dependiendo de que universidad se trate, una diferente temporalidad y coste, lo que se agrava por la deficiente política de becas y ayudas.

El sindicato de Universidad de FeSP-UGT considera imprescindible el inicio de una nueva etapa favorable para la enseñanza universitaria, a partir de los siguientes objetivos y actuaciones:

1. Defensa de una universidad pública amplia, abierta y multidisciplinar al servicio del conocimiento, la cultura y el bienestar general de los ciudadanos; e imbuida de valores de igualdad, justicia social e inclusión de todas las personas y colectivos sociales.

2. Exigencia y seguimiento de las diversas convocatorias de becas para el acceso a la formación universitaria (becas salario, pago de matrículas, ayudas diversas…), que garanticen el mayor nivel de igualdad social en esta materia.

3. Internacionalización de la enseñanza universitaria y la investigación desarrolladas en España, y movilidad interuniversitaria e internacional del conjunto del personal de las universidades (PDI y PAS).

4. Defensa de los derechos, mejora de las condiciones laborales y retributivas, y de la promoción profesional de todos los trabajadores y colectivos profesionales de las universidades y centros públicos de investigación. Para ello, es imprescindible la recuperación de unas plantillas universitarias adecuadamente dotadas (PDI y PAS), la exigencia de definición de una Relación de Puestos de Trabajo en cada universidad, y la creación de los estatutos del PDI y del PAS, que definan los procesos de acceso y desarrollo de la carrera profesional en el contexto de las universidades y garanticen unos sistemas objetivos de promoción interna.

5. Contribución sindical a la reflexión y a la generación de opinión sobre el presente y futuro de la enseñanza universitaria y la investigación académica, mediante la participación técnica en los debates, cursos, jornadas, etc., que se produzcan en relación con el contexto de universidades e investigación.

6. Potenciación de las mesas de negociación en materia de universidades e investigación: estatales, en las CCAA, y centros universitarios o de investigación concretos. Y participación proactiva en la preparación, desarrollo y seguimiento de la normativa sobre universidades e investigación: legislación general, leyes de educación, procedimientos de evaluación, etc.

El sindicato hace un llamamiento a las administraciones educativas y universitarias a que modifiquen el rumbo erróneo adoptado en los últimos años y propicien políticas que permitan la disminución de tasas académicas, el incremento de becas, mayores ofertas de empleo y mejorar las condiciones sociolaborales de los trabajadores/as universitarios