Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.

La Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mari Carmen Barrera, ha intervenido esta mañana en una jornada sobre el futuro de las pensiones organizada por UGT-La Rioja donde ha analizado las perspectivas de futuro del Sistema público de Pensiones y ha desgranado la posición y las propuestas del sindicato en esta materia.

Durante su intervención, Mari Carmen Barrera ha subrayado que es necesario “garantizar por ley las pensiones y su poder adquisitivo y con ese objetivo UGT y CCOO han iniciado una campaña para que todos los Grupos Parlamentarios se impliquen y lleven adelante una proposición de ley que actualice las pensiones en enero al IPC real de este año”.

Barrera ha señalado que es intolerable que si las previsiones de Europa plantean una inflación que estará por encima del 1%, sólo se suban las pensiones un 0,25% como plantea la reforma del PP.

Mari Carmen Barrera ha destacado que “además del desarrollo de esta proposición de ley, que parece haber tenido buena acogida entre los Grupos Parlamentarios y que probablemente registremos este viernes en el Congreso de los Diputados, abordemos, en paralelo, y el seno del Pacto de Toledo, lo que son las fuentes de financiación del sistema y, sobre todo, lo que para nosotros es más urgente, lograr el equilibrio del déficit de la Seguridad Social”.

La Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT ha manifestado que son las políticas del Gobierno las que lo hacen insostenible.

“El deterioro del sistema se debe a la bajada de ingresos producida por la devaluación salarial y la precariedad derivada de la reforma laboral pero también por las bonificaciones a empresas y las políticas activas de empleo que el Gobierno está financiando con cargo a la Seguridad Social lo que ha provocado que hasta 3.700 millones se transfirieron a empresas el año pasado para bonificar contrataciones que no tienen ningún efecto sobre la creación de empleo pero que van mermando los ingresos de la caja de la Seguridad Social” ha explicado.

"Está bien recurrir a ese fondo cuando se necesita, pero no es de recibo no tener una previsión de los gastos y que eso no tenga reflejo en los presupuestos", ha añadido