Este portal utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario, así como recopilar información estadística. Si continúas navegando, aceptas su uso.

Congreso Constituyente -- Federación de Emplead@s de los Servicios Públicos

Noticias destacadas de UGT
Tipografia
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

LA UNIÓN NOS HACE FUERTES

Congreso Constituyente - Madrid 10 y 11 de Mayo de 2016

Federación de Emplead@s de los Servicios Públicos

- Guía del Congreso

"Tenemos que fortalecer el Estado Social y todas las actividades profesionales que lo hacen posible"

Cuando faltan unos días para la celebración el Congreso Constituyente que integrará en una nueva Federación a los empleados y empleadas públicas de UGT, hablamos con Julio Lacuerda, Secretario General de FSP-UGT, sobre la renovación y reestructuración de la Organización y los retos de futuro.

Julio Lacuerda Castelló (Valencia, 1954) inició su andadura sindical en 1972, cuando empezó a formar parte del movimiento obrero sindical del País Valenciano. En 1986 pasó a desempeñar el cargo de Secretario de Administración Local de la Federación de Servicios Públicos de UGT-PV. Desde 1996 es Secretario General de la Federación de Servicios Públicos de UGT.

UGT culminará en mayo su ciclo de congresos, abierto en marzo por el 42 Congreso Confederal, que eligió a Pepe Álvarez Secretario General después de 22 años de Cándido Méndez. Álvarez lleva tras de sí una amplia trayectoria en UGT como líder en Catalunya. Sin embargo, el Congreso, al elegirlo, apostó por la renovación. ¿Cómo conjuga el sindicato experiencia y renovación?

La renovación de la Organización es una necesidad y un compromiso, y la experiencia no es un obstáculo para ello. Si hablamos de la renovación generacional, es algo que se da por hecho y que ya está en marcha, porque uno de los mandatos del 41 congreso fue limitar a doce años el tiempo máximo que ocupará su cargo un secretario general. Si hablamos de renovación estructural, UGT está inmersa en un proceso de sectorialización. Esta renovación en el planteamiento de las estructuras de la organización dará como resultado tres Federaciones fuertes en lugar de seis, y tiene como objetivo hacer más ágiles y eficaces todos los procesos de la Unión General de Trabajadores, cuyo objetivo principal, recordemos, es defender los derechos de los trabajadores y trabajadoras y llevar los valores de la igualdad, la equidad y la cohesión social allí donde llega nuestra acción sindical como sindicato de clase que somos.

A propósito de la sectorialización -que es un mandato del 42 Congreso Confederal-, la Federación de Servicios Públicos siempre la ha defendido. ¿Qué significará este cambio organizativo para la UGT?

Profundizar en la sectorialización de la nueva Federación es un reto imprescindible para el desarrollo y enriquecimiento de la Organización, pues va a permitir ampliar los límites de actividad de nuestras estructuras, abriendo nuevos espacios y realidades laborales. Sin duda, su perfeccionamiento va a propiciar la oportunidad de encuentro entre empleados/as públicos/as y trabajadores/as de Servicios Públicos de iniciativa o gestión privadas, con intereses comunes. Generando mayores incentivos para renovar y extender nuestra afiliación, militancia y eficacia sindical. Una Federación nunca es más fuerte que sus bases, debiendo existir, por ello, una fuerte coordinación, conexión y solidaridad en el conjunto de Sectores, participando en estrategias generales que sean abarcables. Por ello, en línea con lo dicho, creo que tenemos que seguir impulsando un sindicalismo de clase que tienda a dar un tratamiento homogéneo, pero plural y específico, al conjunto de colectivos y sectores concurrentes, siempre en conexión con unos buenos Servicios Públicos, frente al sindicalismo “amarillo” tendente a atomizar las condiciones de trabajo y sumamente contemplativo con el deterioro estructural de dichos Servicios.

El eslogan del congreso constituyente de la nueva Federación es LA UNIÓN NOS HACE FUERTES, en alusión a la confluencia de todos los servicios públicos en una nueva federación. ¿Cuáles son las prioridades de esta nueva federación?¿Cuánta afiliación suma?

La nueva Federación va a continuar siendo la mayor estructura de UGT, con más de 270.000 afiliados y afiliadas. Y no sólo acoge a los empleados públicos de las Administraciones, también va a continuar extendiendo su acción sindical a todos aquellos trabajadores y trabajadoras que desarrollan su actividad en sectores y ámbitos que, bajo la iniciativa o gestión privadas, tienen por finalidad la prestación de servicios públicos esenciales a la ciudadanía. Una confluencia de sectores y colectivos que lleva a plantearnos como principales objetivos de la Federación, el fortalecimiento del Estado Social y la puesta en valor de todas las actividades profesionales que lo hacen posible. Pero claro, para que esta máxima tenga visos de poder realizarse, debemos cimentarla con una serie de medidas como, la recuperación del discurso de lo público, el impulso de una economía social financieramente sostenible que aumente la cohesión social, la reforma de un sistema fiscal que aumente los ingresos, la concienciación de que el bienestar social es un factor de competitividad y, por supuesto, el fomento de un empleo estable con una fuerte dimensión social y condiciones laborales dignas.

La legislatura del Gobierno de Rajoy ha sido nefasta para el conjunto de los empleados públicos y para los servicios públicos en sí mismos por los recortes que se han aplicado. ¿Puedes hacer un breve balance de estos cuatro años?

El balance de la anterior legislatura es muy negativo. El Gobierno ha reinterpretado el pacto constitucional en materia de Servicios Públicos restringiendo el papel social del Estado -igualdad, solidaridad, redistribución, universalidad- y los servicios esenciales que debe garantizar al conjunto de la ciudadanía. Todo ello aderezado con una continua degradación de la figura de los empleados/as y trabajadores/as públicos. Los decretos, recortes, reformas y demás medidas del Gobierno, han sustituido el Diálogo Social por la imposición, y esto ha generado consecuencias negativas sobre los derechos individuales y colectivos de los empleados y trabajadores públicos, degradando los niveles de estabilidad, volumen y calidad en el empleo.

Pero lo verdaderamente preocupante es que el Gobierno, además de establecer un marco económico coyuntural destinado a mercantilizar los Servicios Públicos, ha propiciado con su mayoría absolutista un revisionismo legal estructural, mediante más de 254 leyes, que reducen los derechos relacionados con la sanidad, educación, justicia, dependencia, cultura, etc. En fin, como ya he afirmado en alguna otra ocasión recordando a Machado: “de necios es confundir valor y precio”.

El Gobierno del PP, llevando al extremo su talante antidemocrático, ha reducido la Negociación Colectiva a su mínima expresión, por decirlo de manera suave. Este hecho ha obligado a UGT a judicializar muchos temas y la justicia ha dado la razón al sindicato en más de una ocasión.

Efectivamente. Ante la situación de recortes, agresiones continuas y desarrollo de la reforma laboral, estos últimos años hemos pasado a la ofensiva combinando las movilizaciones con las actuaciones judiciales y campañas sindicales reivindicando la importancia de Servicios, empleados/as y trabajadores/as públicos.

Por consiguiente, desde UGT tomamos el protagonismo en la configuración de una Plataforma Sindical para, de manera consensuada, fijar estrategias conjuntas en el planteamiento de las correspondientes demandas judiciales por sectores y territorios, evitando duplicidades y oportunismos innecesarios.

Y los resultados no tardaron en llegar: fueron muy numerosas las sentencias que reconocieron el derecho de los y las empleadas públicas a recuperar gran parte de las cuestiones hurtadas por el Gobierno en materia retributiva, vacaciones, permisos, etc., lo que motivó, en cierta medida, una rectificación por parte del Gobierno.

Y también considero oportuno recordar que, complementariamente, acudimos a diversas instancias, tanto nacionales como internacionales en un intento de lograr un respaldo adicional en la defensa de los servicios y empleados públicos (Defensor del Pueblo, OIT, Comité Europeo de Derechos Sociales). Y lo cierto es que obtuvimos Resoluciones que avalaron nuestras propuestas, destacando la de la OIT, que determinó que el Gobierno había vulnerado el derecho a la negociación colectiva “invitándole a instaurar el Diálogo social en los Servicios Públicos”.

Pero todavía queda mucho para recuperar, normalizar y consolidar el derecho a la negociación colectiva en los Servicios Públicos, haciendo realidad la máxima de “dialogar para negociar, negociar para avanzar y mejorar”. Ese va a ser uno de nuestros principales cometidos.

La derecha mediática de este país, dominante en los últimos cuatro años, ha mantenido una guerra sucia, y obedeciendo la voz de su amo se ha dedicado al desprestigio de los sindicatos de clase. ¿Qué les dirías a esos jóvenes que comienzan su vida laboral y se preguntan “¿qué puede hacer UGT por mí”?

Lo primero que les diría es que, al contrario de lo que piensa mucha gente, los derechos laborales que hoy disfrutamos no nos han caído del cielo. UGT tiene 128 años de historia, y es una historia de éxitos. Esto es algo que ningún medio de comunicación tendencioso, mal que le pese, podrá empañar nunca. A esos jóvenes les diría que las vacaciones, los días adicionales, los permisos de maternidad y paternidad, los incrementos salariales o el derecho a la carrera profesional no han caído del cielo, no son dádivas que las empresas conceden a los trabajadores sin más ni más. A esos jóvenes les diría que la Unión General de Trabajadores lleva más de un siglo partiéndose la cara con la Patronal y con la Administración para que hoy cualquier trabajador y trabajadora tenga unas condiciones de trabajo decentes. Les diría también que UGT es un sindicato de clase que defiende a todos los trabajadores/as, pertenezcan al sector que pertenezcan, porque nos inspira la socialdemocracia y concebimos la representación sindical de manera colectiva y global. Les diría que no duden en afiliarse, que nuestros Gabinetes Jurídicos les ayudarán si en su puesto de trabajo se les presenta una situación adversa. Que tengan confianza, porque la misión de UGT es proporcionar bienestar y seguridad a la gente corriente.