Este portal utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario, así como recopilar información estadística. Si continúas navegando, aceptas su uso.

El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, y el Secretario de Internacional del sindicato, Jesús Gallego, han participado en el día de hoy en la reunión del Comité de Dirección Extraordinario de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) en Londres, con el objetivo de debatir sobre los próximos pasos a seguir tras el resultado del referéndum del Reino Unido, el Brexit.

Una reunión en la que la CES ha mostrado su decepción por este resultado, además de resaltar su preocupación por las posibles consecuencias, seguramente negativas, sobre el empleo y las condiciones laborales para los trabajadores británicos y europeos.

En este sentido, el movimiento sindical europeo reclama responsabilidad a la Unión Europea (UE) y al Gobierno británico para que la turbulencia económica causada por el Brexit no repercuta sobre los trabajadores. Hay que trabajar de manera conjunta para que este resultado no socave los cimientos de la UE y no haya una Europa a la carta.

La CES no va a permitir que los trabajadores luchen unos contra otros y que haya unos trabajadores de primera y otros de segunda. Es imprescindible garantizar una Europa basada en la justicia social en la que los intereses de todos los trabajadores estén protegidos.

Los ciudadanos europeos necesitan una Europa más justa y equitativa, crear más y mejores empleos, aumentar los salarios y un programa masivo de inversiones para reconstruir los servicios públicos e impulsar la senda del crecimiento sostenible.

El futuro de Europa está en juego. Si no se logra reconectar con los ciudadanos, si no hay una Europa para todos, habrá nuevos movimientos anti-europeístas. Es el momento para un cambio positivo y una reforma de la UE, que promueva la transparencia, la democracia, la igualdad y el trabajo decente y consiga un nivel de vida adecuado para todos.