Este portal utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario, así como recopilar información estadística. Si continúas navegando, aceptas su uso.

Para UGT, 2017 tiene que ser el año en el que los trabajadores recuperen los derechos masacrados durante la crisis

Noticias de UGT
Tipografia
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La cifra de trabajadores/as andaluces en paro asciende a 1.072.400, 47.900 menos que en el trimestre anterior, lo que supone un descenso del 4,28%. Por provincias el desempleo baja en todas, excepto Sevilla y Cádiz.

La cifra de parados en Andalucía desciende a 1.072.400. Se reduce así el paro pero la tasa de desempleo sigue siendo la segunda más alta de España. Pese a la mejoría, para UGT Andalucía, lo ocurrido en este inicio de año vuelve a poner de manifiesto que la precariedad se ha asentado en nuestro mercado laboral a unos niveles indignos para el siglo en el que estamos.

A lo largo del último año se ha logrado crear empleo de forma mínima (3,34%). Además, en este trimestre, dicha generación de empleo ni tan siquiera ha alcanzado esa cifra (2,22%). Desde el comienzo de la crisis, a mediados de 2007, se han destruido 328.100 empleos en Andalucía.

La precariedad continúa mostrándose en el incremento de los trabajadores temporales y a tiempo parciales. Según los últimos datos, 96 de cada 100 nuevos contratos firmados en Andalucía son temporales y, gran parte de ellos, a tiempo parcial.

El empleo público continúa cayendo. Durante el primer trimestre del año se redujo en un 0,41%, más incluso que la caída experimentada en el sector privado (-0,37%). En los últimos doce meses las cifras son aún más negativas: el empleo privado creció un 3,02% a nivel estatal mientras el público se redujo en casi un punto y medio (-1,47%).

La juventud andaluza, la más formada de la historia, continúa viéndose obligada a emigrar. La tasa de paro juvenil es del 54,06%, continúa a unos niveles exagerados y supera, en más de 12 puntos, la obtenida para el conjunto del Estado (41,66%).

La tasa de paro femenino (30,25%) se ha reducido pero continúa superando ampliamente la obtenida en el caso de los trabajadores andaluces hombres (24,22%). Los niveles de desigualdad y de discriminación laboral han vuelto a parámetros previos al periodo de bonanza económica y han destruido gran parte de lo avanzado a través de décadas de lucha sindical.

La cifra de parados de larga duración, muchos de ellos ya sin prestaciones por desempleo, está provocando que la tasas de pobreza y exclusión social andaluza no deje de incrementarse. Ninguna sociedad que se precie puede permitirse el lujo de que, prácticamente un 40% de su población, se sitúe por debajo del umbral de pobreza.

En definitiva, UGT Andalucía valora negativamente los datos publicados hoy por el INE. Un retroceso del paro del todo insuficiente, producido por el descenso de los activos y por una creación de empleo de ínfima calidad, temporal, precario y en unas condiciones de seguridad laboral indecentes. La crisis sigue ahogando a miles de familias andaluzas a las que, víctimas del paro y del agotamiento de las prestaciones por desempleo, les resulta imposible llegar a final de mes.