Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.

UGT Andalucía pide a la Junta que demuestre su compromiso contra la precariedad en el empleo y no pague salarios por debajo de mil euros

Noticias de UGT
Tipografia
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La crisis perdura en el mercado laboral andaluz, no sólo por el incremento de 10.273 parados en septiembre, sino por la precariedad del empleo que se genera en los meses en los que el turismo o las campañas agrícolas crean puestos temporales.

Dentro de la campaña que UGT lleva a cabo para promover un salario mínimo de mil euros, entendemos que es necesario que las administraciones públicas den ejemplo. La primera, la Junta de Andalucía, que ha expresado su compromiso en la lucha contra el empleo precario. Ahora tiene oportunidad de demostrarlo, dando ejemplo a otras administraciones y a las empresas privadas, donde UGT exige que no se firme ningún convenio con salarios por debajo de los mil euros.

La medida afectaría en la Administración andaluza a casi 300 trabajadores de 16 agencias y empresas públicas. La secretaria general de UGT-A,Carmen Castilla, considera que “se trata de una reclamación justa, que tiene un coste asumible y que serviría como revulsivo en otras administraciones y empresas. Con un salario mínimo de mil euros se potenciaría el consumo y se reactivaría la economía generando más empleo.”

Nuestra comunidad alcanza los 841.885 parados, según las cifras dadas a conocer hoy por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, con un incremento de más de 10.000 parados en septiembre, lo que demuestra la temporalidad y fragilidad de nuestro mercado laboral. A pesar de que en el último año se registran 69.000 parados menos, el empleo que se ha creado ha sido en su gran mayoría precario, temporal y con bajos salarios.

Un dato cada vez más preocupante es la tasa de cobertura: sólo la mitad de los parados percibe una prestación económica, con el evidente riesgo de pobreza y exclusión social. La mitad de los andaluces en paro llevan más un año en el desempleo. Todo ello contribuye a aumentar la brecha de la desigualdad, algo que UGT espera paliar con la campaña “Ponte a mil”.