Este portal utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario, así como recopilar información estadística. Si continúas navegando, aceptas su uso.

UGT y CCOO instan a las fuerzas de izquierda a evitar unas nuevas elecciones generales

Comunicaciones y Prensa
Tipografia
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Pino y Barrera recuerdan que las fuerzas de izquierda tienen mayoría parlamentaria y pueden promover políticas sociales y derogar las reformas laborales.

UGT y CCOO coinciden con Izquierda Unida (IU) –UnidadPopular en que unas nuevas elecciones generales es el panorama político menosdeseable y le trasladan sus reivindicaciones sociales, económicas y laborales,en un encuentro celebrado esta tarde entre la formación política y lossindicatos para analizar la situación política actual y las propuestas de laformación política y los sindicatos.

Los dirigentes sindicales (representados en el caso de UGTpor la secretaria confederal de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Socialde UGT, Mari Carmen Barrera, y el secretario confederal de Acción Sindical deUGT, Gonzalo Pino) expusieron a los representantes de IU–Unidad Popular,encabezados por Alberto Garzón, sus principales demandas, entre las quedestacan un cambio en la política económica, acompañada de una reforma fiscalmás justa y equilibrada, su oposición a una nueva ola de recortes impuestadesde la Unión Europea –estimada en unos 10.000 millones de euros- y queflexibilice los plazos del déficit.

Otros de los "puntos mínimos" que a juicio de lossindicatos debería contemplar cualquier acuerdo de gobierno de progreso es larecuperación del diálogo social, junto con una derogación de las últimasreformas laborales -junto a la reposición de los derechos de los trabajadores ytrabajadoras-, de negociación colectiva y de Administración Local.

UGT y CCOO también plantearon medidas sociales para lucharcontra la pobreza y la desigualdad, como aumentar el Salario Mínimo hasta los800 euros el primer año, poner en marcha una prestación de ingresos mínimos, revertirla reforma de las pensiones y reformar las prestaciones por desempleo, y poneren marcha además un plan de choque contra el paro. Igualmente, trasladaron lanecesidad de recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores y trabajadoras,el Pacto de Toledo y el gasto público en materia social, además de reforzar lasredes de protección social. En este punto, Mari Carmen Barrera recordó elfracaso del Programa de Activación para el Empleo por la pasividad del Gobierno,dado que sólo ha beneficiado en 2015 a 100.000 personas frene a los 400.000 lospotenciales beneficiarios, y de la dotación de 850 millones de eurospresupuestados para el año pasado solo se han ejecutado menos del 19% (160millones de euros).

Los sindicatos reclamaron la defensa de las libertadesmediante la derogación de la Ley Mordaza y del artículo 315.3 del Código Penalque prevé penas de cárcel para los piquetes y por el que siguen encausadoscerca de 300 sindicalistas.

"Para paliar estos cuatro años de gobierno del PP tanterribles para los trabajadores son necesarias unas reformas que deshagan loque ha hecho el PP y también acompañarlas de un énfasis importante en laspolíticas sociales, que el PP ha conseguido que prácticamente desaparezcan",hizo hincapié Barrera, que criticó que se hayan desmantelado las PolíticasActivas de Empleo cuando "más hacen falta" y que se hayan"dejado de gastar" casi 1.000 millones de euros que estabanpresupuestados en prestaciones por desempleo por falta de campañas informativasa los posibles beneficiarios.

Gonzalo Pino recordó que, a pesar de la falta de acuerdopara formar gobierno y de la ausencia de normalidad parlamentaria, hay unamayoría de izquierdas en el Parlamento que pueden llevar a efecto estaspolíticas sociales, económicas y laborales, comenzando por la derogación de lascitadas reformas laborales, cuestión con la que todas ellas se habíancomprometido en sus programas electorales.