UGT Informa: Feminismos sindical. Desde los orígenes a los conceptos

Noticias de Mujer e Igualdad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En el día de hoy se ha llevado a cabo una jornada de formación en igualdad sindical organizada por la Secretaría de Igualdad y Salud laboral de FeSP UGT Andalucía. Hemos contado como ponente con nuestra compañera de Mujer y Políticas Sociales de FeSP UGT, Luz Martínez Ten.

FeSP UGT Andalucía, considera imprescindible la formación de todas las personas que día a día trabajamos por unas condiciones dignas para todo el conjunto de personas trabajadoras, y es por ello que damos respuesta a la necesidad de formación de nuestros cuadros, delegados y delegadas.

En esta primera sesión hemos estudiado el origen del feminismo y su relación con las reivindicaciones de igualdad en el marco laboral, así como los instrumentos que disponemos para eliminar la discriminación por razón de género.

El feminismo nace como movimiento de reivindicación de los derechos de las mujeres y denuncia las profundas desigualdades existentes entre hombres y mujeres. Desde entonces, los movimientos de mujeres, participan activamente tanto a nivel internacional como nacional para eliminar todas las formas de discriminación, no sólo entre mujeres y hombres, sino también las formas de discriminación clasista o étnica, y la antidemocracia. Y han contribuido al reconocimiento de la igualdad como un derecho internacional y un principio estrechamente vinculado al ejercicio de la ciudadanía, requisito imprescindible en toda sociedad que se precie de democrática.

 

La desigualdad entre mujeres y hombres, tiene su origen en la división sexual del trabajo. En la sociedad moderna, la división sexual del trabajo produjo una clara dicotomía entre el ámbito público (Estado, mercado y sociedad civil) y el privado (familia) y los roles que se desempeñaban en ellos. Este modelo de división se convirtió en un mecanismo de identidad de hombre y mujeres con derechos diferenciados.

Contrariamente a la desigualdad entre hombres y mujeres, consideramos que existe igualdad cuando se produce la misma estimación de la experiencia, conocimientos y valores de mujeres y hombres, y se aportan iguales oportunidades para participar en el desarrollo político, económico, social y cultural y beneficiarse de los resultados, en igualdad de condiciones.

¡ MUCHAS GRACIAS COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS!