UGT denuncia que las nuevas camillas de las ambulancias del 061, en Granada, son inadecuadas, con riesgo para pacientes y trabajadores/as

Transporte Público Sanitario
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El sindicato denuncia que las nuevas camillas instaladas en las ambulancias de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias 061 (EPES) en Granada están causando incidencias tanto para los propios pacientes que son trasladados en las ambulancias como para los técnicos que las manejan.

Romualdo Molina, delegado de UGT en el 061 de Granada, y además delegado de prevención de riesgos laborales, explica que en las últimas incorporaciones de vehículos de traslado sanitario, se han incluido unas camillas que son más altas y con más peso del habitual, y con sistemas de anclaje deficientes, que no sólo dificultan su manejo, sino que están provocando incidencias en la movilización de los pacientes.

Señala el representante de UGT que, al menos en tres ocasiones, consta que las patas de la camilla de la parte correspondientes a la cabeza del paciente se han vencido hacia abajo, precisamente por el antes mencionado deficiente anclaje, con el consiguiente riesgo para la integridad del paciente.

Por otra parte, los técnicos de emergencias sanitarias del 061 están viendo cómo ha aumentado sensiblemente la carga física que soportan durante el manejo de la camilla, que en numerosas ocasiones incluso dificulta enormemente o incluso impide introducirla dentro del vehículo, viendo perjudicada su salud laboral al aumentar el riesgo de sufrir trastornos musculoesqueléticos.

El ugetista señala además que en otras empresas del sector del transporte sanitario se están instalando camillas eléctricas, reivindicación que la plantilla de técnicos de emergencias del 061 de Granada lleva tiempo haciendo y a la que se ha hecho caso omiso por parte de la Sede Central de la empresa, con sede en Málaga.

Por ello, además de exigir que EPES incorpore camillas eléctricas a los vehículos, considera que se debe responsabilizar a la empresa de cualquier lesión provocada por las actuales camillas, ya que están poniendo en riesgo a usuarios y a trabajadores, máxime cuando, como delegado de prevención, Romualdo Molina ya presentó un informe completo en el que señalaba estos aspectos, al que la empresa hizo caso omiso.