UGT acusa a la Junta de Andalucía y a los empresarios de Ambulancias de no querer aplicar las mejoras negociadas para los/as profesionales del Sector

Transporte Público Sanitario
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Una vez más, y ya van muchas, la Junta de Andalucía y los Empresarios del Sector de Ambulancias parecen aliarse para que los miles de profesionales de este sector no puedan disfrutar de las mejoras negociadas tanto en el SERCLA como en el Convenio Regional. Como muestra de ello, han sacado los Pliegos para las contrataciones de Córdoba y Almería (posteriormente será el turno de Málaga y Sevilla) con las mismas condiciones laborales que recoge el obsoleto Convenio de 2011.

Un insulto más a este colectivo de profesionales que está esforzándose, como el que más, ante la pandemia y que ven como no se les quiere reconocer las mejoras salariales negociadas durante varios años y firmadas en sede del Consejo Andaluz de Relaciones Laborales, mediante un SERCLA en junio de 2019 y otro en marzo de 2020, además de un Convenio Regional renovado definitivamente a falta de la firma. Firma que los empresarios se niegan a rubricar, porque NO tienen interés en que sus empleados puedan disfrutar de esas mejoras y tan solo piensan en renovar el contrato con el SAS, a cualquier precio.

La Federación de Empleados y Empleadas de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT Andalucía ya advirtió, por escrito al SAS, de que no debían sacar ningún pliego que no recogiesen esas mejoras, y además hemos estado insistiendo hasta la saciedad a los empresarios para que firmaran lo ya negociado. Ni una cosa ni la otra. No nos dejan más salida que la denuncia de esos pliegos por un lado, y la aplicación a “rajatabla” de las cuestiones que recoge el convenio de 2011 (dietas, nocturnidad, IPC desde 2012, lo firmado en los SERCLAS) y tendremos que pasar de la negociación en las Mesas a los Juzgados.

Para FeSP UGT Andalucía es lamentable que ni unos ni otros estén a la altura de las circunstancias tan penosas que nos están tocando vivir en un sector entregado, en cuerpo y alma, a arrimar el hombro contra el COVID.