FeSP UGT Andalucía acusa a la Consejería de Salud de sembrar el desconcierto y el caos entre Veterinarios/as y Farmacéuticos/as del Cuerpo A4

Noticias de Sanidad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los responsables de la Salud Pública en Andalucía no entienden los cambios que se producen a cuatro meses de las oposiciones más importantes en la historia del colectivo.

Hace unos días se publicaba en BOJA los nuevos programas que habrán de regir las pruebas selectivas para el ingreso en el Cuerpo Superior Facultativo de Instituciones Sanitarias de la Junta de Andalucía en las especialidades de Farmacia y Veterinaria, y con ello la Administración está jugando de una manera lamentable con el futuro de cientos de profesionales que ven como a unos se les quita unos 30 temas del temario y a otros, se les deja igual, dividiendo temas en un caso, y aglutinando en la otra especialidad, para que el resultado sea de 100. Además, esto se hace tras una sentencia no firme en la que se generaban dudas sobre si los veterinarios/as tenían competencias sobre la Salud Ambiental.

Para FeSP UGT Andalucía la decisión de la Consejería de Salud no puede ser más desacertada a la hora de tomar decisiones, ya que con esta medida la Administración está justificando que el colectivo de Veterinarios/as no pueda realizar funciones en el ámbito de la Salud Ambiental ya que retira todo el temario de las oposiciones relativo a ello, sin tocar prácticamente nada del temario de esas oposiciones a los Farmacéuticos/as, a tan solo 4 meses de la realización de las mismas, y lo que es peor, contribuye a crear un mal ambiente entre ambos colectivos y da pie a sucesivas reclamaciones judiciales que vendrán sea cual sea el resultado de las oposiciones y de la sentencia pendiente.

Lamentable la actuación que se ha realizado desde la Consejería de Salud que, lejos de “amansar” las aguas, se está encargando de avivar una estéril polémica que no va a contribuir a mejorar el trabajo de ambas especialidades. Un poco de cordura no creemos que sea mucho pedir, aunque según algunos/as intervinientes parece que lo que menos hay en esa Consejería es cordura.