¿Dónde están los 294 puestos de Enfermería rastreadores de COVID-19? FeSP UGT Andalucía teme que sea otra mentira más como la del CRP en abril, los contratos de un año o la compensación a los/as profesionales

Noticias de Sanidad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Hace ya muchos días que desde la Consejería de Salud anunciaron, a bombo y platillo, la contratación de 294 enfermeras/os para hacer seguimiento de ciudadanos/as que diesen positivo por COVID. A partir de ese momento, hemos preguntado por activa y por pasiva dónde, cuántos y qué tipo de contrato se les iba a hacer.

Ni una cosa ni la otra, desde el Servicio Andaluz de Salud no han sido capaces de contestarnos a estas preguntas en las distintas reuniones que hemos tenido, ni dónde se han contratado o se van a contratar, ni por cuánto tiempo, ni cuál va a ser el programa específico que van a desarrollar. Todo son evasivas en la forma de “ya se informará cuando tengamos todos los datos”.

FeSP UGT Andalucía ya denunció, en su momento, que el anuncio de que unas 8 mil enfermeras/os de atención primaria, la contratación de 294 enfermeras/os de rastreo, 28 para epidemiología y 28 de enfermería del trabajo, tenía más de mentira que de verdad.

En primer lugar, debido a la sobrecarga que supondría para las/os 8 mil enfermeras/os de Atención Primaria con una tarea tan compleja como la del rastreo de positivos COVID y que las quitaría de programas iguales o más importantes que ese. En segundo lugar, las 28 contrataciones para epidemiología son solo hasta el 30 de junio y las 28 de enfermería del trabajo ya estaban previstas antes de que comenzara la pandemia. Por todos estos motivos, en su momento, sospechamos que esto era una nueva “venta de humo” de la Consejería, que parece se ha convertido en una especialidad de la casa.

La situación real de ese supuesto aumento de plantilla de enfermería es que son incapaces de decir ni dónde, ni cuántos contratos se realizarán. Este engaño se suma al del CRP en abril, al de contratos de un año que se quedan en dos meses de media, al de compensación de profesionales por su trabajo en la pandemia… suma y sigue.