UGT denuncia movimiento de plazas, sin ningún criterio, de los/as profesionales de veterinaria encargados/as de los programas de “protección de la salud”

Noticias de Sanidad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Desde hace un tiempo, los/as profesionales encargados de las unidades de “Protección de la Salud” están constatando como están perdiendo plazas en unos Distritos de Atención Primaria y desplazando hacia otros sin ningún criterio y sin dar ninguna explicación por parte de la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Salud. Desde UGT Servicios Públicos Andalucía hemos remitido un escrito al Gerente del SAS para que tome consciencia de estos movimientos, ya que ni las mismas direcciones de los Distritos afectados son capaces de dar una explicación.

Es más, nos encontramos con amenazas veladas a los/as profesionales sobre que pueden ser movidas sus plazas, o se les deniegan su movilidad voluntaria sin dar explicaciones, e incluso no se dotan plazas en algunas zonas que no son justificadas ni por bajadas de trabajo, ni desaparición de mataderos, etc. Esta situación obliga a los/as profesionales de veterinaria de esas zonas a incrementar su carga laboral y el número de municipios a su cargo con lo que la calidad y cantidad de los controles oficiales están bajando sensiblemente.

Prescindir de profesionales una zona para dotar de más cantidad a otras con más actividad y población no es la mejor manera de promocionar nuestra Salud Pública sino que pone en peligro la vigilancia y pueden aparecer brotes. Estos movimientos, además, aumentan la desigualdad social y abocan a zonas más despobladas a un futuro incierto no solo laboralmente sino que también en el ámbito de la Salud Pública y la protección de la salud de todos/as.

Desde UGT Servicios Públicos Andalucía no estamos de acuerdo ni con el fondo de estas medidas, que ponen en riesgo el derecho de la ciudadanía a disfrutar de un adecuado nivel de Salud Pública, teniendo la Administración Sanitaria la obligación con el desarrollo de políticas, de proporcionárselo, ni con las formas que han adquirido imponiendo su criterio por parte de esta Dirección General de Salud Pública, en la que la libertad de expresión se está viendo seriamente dañada con el uso de actitudes más propias de otras épocas pasadas.